Asesinato Justo

¿Qué pasa cuando se une a dos grandes estrellas en una misma pantalla? Puede ser que lo que salga de ahí impresione por su calidad o puede ser que la suma de los dos te deje a la mitad…En Asesinato Justo, una historia muy manida de policías corruptos que no saben que lo son porque creen estar haciéndole un bien a la humanidad, pasa algo así…Tanta estrella, ciega.

Robert de Niro y Al Pacino sólo actuaron juntos, es decir, compartieron la misma cámara que los enfocaba, en una sóla escena de Heat. Ahí se lucieron. Uno era el malo, otro el bueno, y los dos estaban en su salsa. En el Padrino II no es que no compartieran escena, es que no compartían ni la misma época. Y de repente, llega el director Jon Avnet (Tomates verdes fritos) y los junta durante todo un largometraje de 100 minutos. Y que quieren que les diga, me falta algo. No brillan, no son las estrellas que por separado demuestran. Al-Michael Corleone pierde fuerza y Bob-“are you talking to me?” se queda a medias. Hay una escena, una de las del final, que no la voy a contar, porque la película no deja de ser entretenida y claro que esta bien para pasar un rato; pero esa escena, primeros planos de los dos…¡No dice nada!

También dicen que la ciudad de Nueva York era muy importante para los tres (actores y director) porque son de allí…Yo ese supuesto protagonismo de la gran ciudad ni lo intuí…Pero claro, puede ser que estuviera demasiado atenta a intentar ver algo de grandeza que nunca llegaba en una cinta que, como ya he dicho, promete mucho y no cumple.

1 comentario en Asesinato Justo

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.