Carlitos y el campo de los sueños…

…Que bien podría llamarse Carlitos y el campo “que da sueño”, porque esta película es especialmente indicada para quienes tengan problemas para dormir. Una producción de Emilio Aragón (quien también se hace cargo de la música incidental…¡Si es que este chicho vale para todo!) que rebosa sensibilidad por todos los poros y en ocasiones puede hacer llorar…pero de verguenza ajena al ver a un Gustavo Salmerón que hace de profesor de deportes de un orfanato y que se cree una mezcla entre Papa Noel y Gandhi. Tanta bondad resulta irreal.

La película es dirigida por Jesús del Cerro, que en la tele es especialista en series adolescentes: UPA, Compañeros, algún capítulo de Médico de Familia, etc. Entre los guionistas el sobrino de Emilio Aragón y entre los protagonistas también está Miliki (¡qué hay que barrer para casa!)

Guillermo Campra, que hace de Carlitos, lo hace muy bien. Aunque nadie se cree que ese niño juegue así al fútbol, por lo que el estadio del Oviedo más parece el de Oliver y Benji.
La pandilla del rebelde niño es lo más divertido de la cinta. El trampas: un niño con imaginación, al estilo Daniel el travieso, pero con menos clase (que se tira pedos en las entrevistas con potenciales padres adoptivos), la flaca, una niña pesimista en exceso y el seta, podriamos decir que el “estafado” del grupo.

La mujer, para darle el toque romántico a la película, es Irene Visedo. La que hace de Inés en la serie Cuéntame es exactamente igual en esta película. De hecho, en cualquier momento esperas que el Padre Eugenio aparezca por ahí…(¡¡Y no!! ¡¡quien sale es Gustavo Salmerón como el mayor de los calzonazos!!)

Lo mejor de Carlitos y el campo de los sueños es la actuación de José María Pou, que hace de Don Hipólito, el director del Orfanato. Sale a escena y te despiertas de ese sueño que la película consigue que concilies.

¡Ah! Por cierto, también sale en la película “el que nunca hace nada”, Raúl, el jugador del Real Madrid…Pero que no espere dedicarse a esto aunque el fútbol le vaya regular, porque no es lo suyo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.