Crítica Carmina o revienta. La vida en estado puro

La película es como una novela costumbrista del siglo XIX pero con todo lo que conlleva el siglo XXI.

Empezando porque hay que renovarse o morir, y nos encontramos ante la primera película española multidistribuida con la misma fecha de estreno en todos los canales. Puedes verla en el cine, comprarla bien barata (ni dos euros) por Internet, alquilarla en DVD o enchufar cualquiera de esas cosas a tu televisión, con esos multiadaptadores de la época. Es una apuesta por la necesidad que tiene el cine (sobretodo el español, sobretodo el de autor y bajo presupuesto) de adaptarse a los nuevos tiempo. Y ha ganado el pulso. El nuevo modelo ha sido seguido por 62.000 espectadores en el primer fin de semana de estreno.

El propio director, el actor Paco León, lo ha dicho “mi madre (la actriz principal) ha conseguido más en la lucha contra la piratería que la propia Ley Sinde”. Y claro, es que no se trata de ponerle puertas al mar, se trata de que si no se puede con el enemigo hay que unirse a él. Y así lo van haciendo los implicados en el complicado mundo de la cultura, los que desean, más que lucrarse, extender su obra. Siempre, por supuesto, que puedan vivir de ella. En mi opinión, sinceramente, éste es el camino.

Se puede comprar facilmente, por ejemplo mediante filmin. Una sencilla página donde se ponen películas a un precio asequible a los tiempos que corren. ¿Que no se ve en pantalla de 13 pulgadas igual que en el cine? Obvio. Pero si te gusta mucho ahí tienes las salas con su Dolby Soundround para verla de nuevo. O de primeras. Pero puedes elegir y esa es la idea. Y bravo por ella.

No es un modelo de negocio por el momento. Lo dicen los productores y lo admite Paco León. Es sólo un experimento, que no ha funcionado mal del todo. No han recuperado aún lo invertido, a pesar del alto número de espectadores, aunque se espera que lo hagan, pero es cierto que la película ha tenido un coste bastante inferior al de cualquier cinta media española.

Quizá ahí está el truco, en econtrar el equilibrio. En avaratar los costes. En hacer cine low cost de calidad, en huir de las superproducciones y viajar hasta el fonde del séptimo arte. No lo sé, pero Carmina o revienta es un paso hacia el necesario cambio de este mundo tan fundamental para el entretenimiento y (yo al menos así lo pienso) también para la educación del ser humano.

La película habla de Carmina y su familia. Un ejemplo de clase media-baja, sin estudios ni educación, con valores “muy españoles” y con caracter “muy español” pero noble e inteligente. Madre luchadora dispuesta a todo por sacar a su familia de una crisis muy seria. Y a ello se pone. Narrada desde lo más profundo de Sevilla, contenedora quizá de muchos clichés sobre los sevillanos (que no dejan de ser ciertos en su parte). Sucia y real a la vez, contestataria, revolucionaria y plagada de humor de ese que hace un poco falta pensar y con algunos toques de ese que ya resulta facilón. Entretenida y, sobretodo, original. En todo. Es, sin duda, el adjetivo más puro para definirla.

No sentirás que has perdido el tiempo y, mucho menos, el dinero.

2 comentarios en Crítica Carmina o revienta. La vida en estado puro

  1. Muy de acuerdo con tu opinión sobre el “renovarse o morir” del cine español. Sin duda una apuesta de Paco León que debería hacer pensar y actuar a otros muchos.

  2. Muy de acuerdo con tu opinión sobre el “renovarse o morir” del cine español. Sin duda una apuesta de Paco León que debería hacer pensar y actuar a otros muchos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.