Dónde viven los monstruos

Lo que pasa es que si intentas estirar una hora y media una historia que dura 20 minutos corres el riesgo de aburrir…Es un riesgo que Spike Jonze (Cómo ser Jhon Malkovich) ha corrido con, en mi opinión no mucha fortuna, la dirección y la adaptación del libro Dónde habitan los monstruos, de Maurice Sendak.

En el enfrentamiento libro-película (siendo lo original el libro, claro) la mayoría de las veces pierde la película. Si no ejemplos claros como El niño del pijama de rayas, El código Da Vinci, … Se convierten en éxitos de taquilla por el arrastre del best-seller, pero no tienen mucha calidad, no nos engañemos.

En este caso la película si es buena y esta muy bien hecha. Pero aburre. Aburre muchisimo. Quizá el problema es que se encuentra en un punto medio, en una zona indefinida sobre lo que es cine para adultos y cine infantil… Dónde viven los monstruos intenta abarcar ambos públicos y falla.

Y la historia… Bueno… Presenta a unos monstruos que son la encarnación de los miedos y manias que todas las personas llevamos dentro, no necesariamente sólo de niños. Presenta la soledad, el egoismo, la envida, el miedo al rechazo, el enfado irracional…Todo lo malo del ser humano, rodeado también por todo lo bueno, y se pone en escena las ganas de que todo este bien pero por si solo, sin esfuerzo, por generación espontanea…Eso es algo muy típico de los adultos asi que no se porque se lo achacan a la actitud infantil.

El niño, Max Records, actúa de lujo. Interpreta tan bien que te dan realmente ganas de meterle dos bofetadas y deje de comportarse como un auténtico tirano y rebelde sin causa que trae de cabeza a su madre.

La música, de Karen O and the kids, es de lo mejor de la película. Entra en cada momento clave. Si bien es cierto que el hecho de que la banda sonora casi siempre sea también la música incidental termina saturando un poco y sales del cine odiando un poco a la tal Karen. Pero si la escuchas luego tranquilamente esta bastante bien.

En definitiva, una película que prometía mucho pero que a mi desde luego no me terminó de llegar. Incluso reconoceré que me dormí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here