El velo pintado

Escribo en este blog sobre cine, pero, hasta el momento, me limitaba a hablar de películas que estan en cartelera…Hoy he visto una película en el Digital que me ha impactado tanto que no quería dejar pasar la oportunidad de intentar explicar lo que me ha supuesto. En 2006 el director Jonh Curran (no lo intenten, yo tampoco lo conocía. En 2004 hizo “Ya no somos dos”) se lanzó a la aventura de dirigir una película, que ya existía (protagonizada por Greta Garbo en 1934) basada en una novela (escrita por William Somerset Maugham en 1925): El velo pintado. Y lo hizo de la mano de dos grandes, Naomi Watts y Edward Norton.

Había oido hablar de esta película, y había oido hablar del libro. Pero no recordaba si bien o mal. Así que vi el reparto, escuché la musiquita del principio y pensé en dejar el zapping para otra ocasión. El resultado fue que pasé 125 minutos viendo un largometraje que no sabia si me estaba gustando o no (al igual que me pasó con las opiniones).

La historia es un bacteriólogo de clase media llamado Walter Fane (Norton) que se enamora de una chiquilla (Watts) de clase alta, un tanto caprichosa y con ideas demasiado románticas para la época (los años 20). Por cosas de la vida se casan, y se van a China. Realmente, todo el rato se ve venir lo que pasará. Nada sorprende. Y sin embargo, no podía dejar de verla, a pesar de tratarse de la hora de la siesta. Algo me atraía tanto que mis ojos permanecían atentos a la pantalla todo el rato.

Las cosas se complican en la pareja y se van a un remoto lugar del país donde hay una terrible epidemia. Sigo viendo venir los hechos y sigo sin poder dejar que el sueño de las cuatro de la tarde me venza. Quizá es la fotografía, esos paisajes tan maravillosos, esa grandeza de los dos grandes actores en mi televisión…No lo sé.


Me gustó mucho. Pero más me gustó el hecho de que al terminar de verla, me fui a la calle y seguía pensando en ella. Es más, ahora, que ya es hora de dormir, que ya han pasado más cosas en mi día, sigo pensando en la misma película. En la misma historia. En su presentanción del amor, o mejor, en su interpretación del amor. De ese que hay entre hombre y mujer, del que se tiene con el resto de la humanidad y del que se tiene por uno mismo. De lo que es el sufrimiento, de las distintas maneras de tenerlo y de afrontarlo. De hasta donde llega el rencor y de lo fácil que puede ser enterralo. De la fragilidad de los sentimientos y de lo dificil de entenderlos. De las ideas, y de cómo pueden cambiar. Del romanticismo y de lo falso que puede ser. De la vida…Y de vivir.

No me atrevo a decir que es una grandiosa película, porque no lo creo. Sin embargo, algo tiene cuando me ha llevado a pensar tanto en ella.

4 comentarios en El velo pintado

  1. He visto la peli y me paso algo parecido… Solo un apunte, un bacteriólogo no puede ser considerado clase media y en la peli no lo es. Lo que pasa es que la tía y su entorno son unos trepas ambiciosos (por lo que creo recordar). Un saludo

  2. ei, cris! no sabía que tu también andabas por la blogosfera, la verdad es que me mola tu puntillo cinéfilo.
    un abrazo, te seguiré leyendo

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.