Grease, el rock que no pasa de moda

0

¿Quién no se acuerda de la película que catapultó a John Travolta y a Olivia Newton-John a la fama?.

En 1978 Randal Kleiser hizo una película musical que tiene lugar en los años 50 y que presenta en pantalla a dos actores que a pesar de haber hecho muchas más películas (más él que ella) siempre serán recordados por esos papeles. John Travolta era un desenfadado y rebelde Danni Zuko y Olivia Newton-John era una pavita e ingenua Sandy Olsson. Una historia pionera que posteriormente sería repetida como argumentos en cientos de películas americanas.
Se enamoran en verano, con un inicio que augura una cursileria apabullante hasta que, de repente, rompe los corazones que casi salen por los aires con la canción que los Bee Gees escribieron exclusivamente para la película.

A partir de ahí vienen las presentaciones de las pandillas (los T-birds y las Pink Lady, que marcarían todo un estilo de moda) de los malotes, de las malotas, de las carreras de coches, de los piques entre unos y otros y, por supuesto, de la gomina y el peine. Una película mil veces repetida en televisión, que nunca nos cansamos de ver.

A parte de que llame la atención el intento de titular a la cinta “Brillantina” para finalmente dejarlo por una vez con su original GREASE en inglés por cuestiones de marketing, lo que también es reseñable es que ni por asomo tenían la edad que intentaban representar en la película y tan siquiera lo disimulaban. Fingiendo ser niños de apenas 18 todos pasaban de largo los 24 (concretamente John Travolta tenía 24, pero Olivia Newton-John ya había llegado a los 30).

En 1982 Michelle Pfeiffer y Maxwell Claufield se atrevieron a hacer la segunda parte, un Grease 2, dirigida por la coreógraga de la primera y que fue un sonado fracaso. La historia era de personajes secundarios de la primera que tomaban protagonismo de repente, pero la falta de relevancia o público que la apoyara la dejaron en el olvido y obligaron a cancelar las grabaciones de la tercera y cuarta parte. En entrevistas posteriores al director, Randal Kleiser, tras su también sonado éxito El lago azul, se le ha preguntado mucho por qué no probaba a hacer una secuela con los propios protagonistas principales (ya que hubo muchos rumores sobre eso) pero él siempre lo desmentía alegando que si ya eran mayores en Grease, ahora tendría que poner a la famosa pareja haciendo de abuelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here