Harry Potter y las Reliquias de la muerte (II Parte)

0

Harry Potter me hace llorar. De verdad. Podría decir que por pesado, por un exceso de harrypottismo a lo largo de los últimos 11 años, por abusar de la historia, por estirar el género… Porque el tanannananá, esa músiquita de magia que se te queda grabada en la cabeza, empiezas a odiarla. Porque el protagonista de las gafitas, Daniel Radcliffe, ha sufrido el alcoholismo y no me extraña, ya no sabría quien es después de tanta magia… Podría decir todo eso, porque realmente creo que la industria del cine ha estirado hasta el infinito una maravillosa imaginación como la de la escritora de los libros JK Rowling (por favor no escribas más!!) pero, sin embargo, cuando digo que me hace llorar es porque me emociona de verdad.

Me fascina la estética. Olvido la historia. Es imposible acordarse de todos los entresijos entre la primera película y la última, a menos que las hayas visto varias veces. Otra cosa es si te has leido los libros, que no es mi caso… Pero me encanta el universo Howards. Me encantan las palabras con cada embrujo, me fascinan los dragones, me asusto, me rio, me meto en ese mundo como si realmente entendiera de qué va, como si entre una y otra me pudiera acordar de algo más que de que Harry se llama el bueno y Voldemort es el malo.Me sobran cosas claro, y no me refiero a que me sobren cinco películas. En esta última (segunda parte de una anterior que no he visto) el amor entre las jóvenes parejas aparece en momentos inapropiados, por ejemplo. Hay escenas que por un momento me transportan a otras cintas, como la de las profundidades de la caja fuerte rememorando a Indiana Jones, la lucha en Howards, con matices de la pelea final del Señor de los Anillos, o la salida en dragón haciéndome ver por un momento a Atreyu encima de Fujur en La historia interminable. Pero aún así, Harry Potter, las ochos películas de Harry Potter, me parecen maravillosas representaciones de imágenes de todo lo que la imaginación de una persona puede contener.

Ah, el epílogo sobra del todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here