Las tortugas también vuelan

0

Leyendo un artículo sobre el auge de la canción protesta en Irán, recordé esa película que tanto me descolocó cuando la vi llamada “Nadie sabe nada de gatos persas”, de Bahman Ghobadi. Iniciado el proceso mental de recordar esa historia sobre la injusta censura y las ilusiones de los jóvenes, a mi mente llegó un “¡¡¡aún no has visto Las tortugas también vuelan!!!” éxito sonado anterior (de 2004) del mismo director. A ello me puse…¿De qué va? De la guerra. Pero no, no son tiros, ni soldados, ni invasiones, ni salvar a ryans de la vida, ni rescatar en helicóptero a valientes defensores de una patria inventada por el hombre para tener excusas para destruirse a si mismo. Va de niños. De inocentes almas que descubren el horror y se adecúan a él del mismo modo que se acostumbrarían a jugar todos los días en el parque. De pequeños mutilados que no sufren por su mutilación, sino por las que pueden estar por llegar. Una impactante sucesión de imágenes compuestas por pequeños seres liderados por un pícaro personaje al que llaman “Satélite” (porque es el encargado de colocar la antena que les mostrará la situación de la inminente llegada de los americanos a territorio irakí). El complejo contexto queda relegado a un segundo plano totalmente epatado por la simpleza de la infancia. Satélite es el lider de un ejército de criaturas que buscan minas para vender. Es un carismático y solidario personaje que ha adoptado como objetivo de su vida proteger y ayudar a su tropa… Y queda prendando por la triste belleza de una niña de la que se intuyen las desgracias, atada de espíritu a un bebé medio ciego del que se intuye su procedencia y distanciada de un hermano que carece de los dos brazos pero visiona acontecimientos antes de que sucedan. Un batiburrillo de los ejemplos más claros de los mayores dramas de una situación de la que por ley universal la infancia debería escapar… Pero no escapa.Ghobadi nos muestra una hora y media de la antítesis de lo que, en el mundo malamente llamado civilizado, es la felicidad. Y lo hace sin caer en la lágrima fácil ni en las imágenes destructivas. Lo hace con pequeños detalles dispuestos a despertar conciencias y a recordarnos que los niños sólo deberían preocuparse por jugar y que cualquier cosa que suponga lo contrario a esa afirmación es responsabilidad de todos.

1 Comentario

  1. esta pelicula la vi ayer 04 de 2012 de diciembre y el final me hizo llorar quiero saber como se llama el bebe que sale en esta produccion gracias ojala lo respondan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here