¿Es tan fea la equipación olímpica española?

El mundo de la moda hace una crítica unánime a la indumentaria que llevarán nuestros deportistas.

Tyron Lannister, el protagonista de Juego de Tronos podría ir a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en representación española tal y como aparece caracterizado en la serie (y modificado en muchas fotos) según muchos que han hecho del definido como “casposo” y “poligonero” uniforme una broma muy extendida en las redes sociales.

En contra de esto el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, ha restado importancia a las críticas e incluso ha vanagloriado los beneficios que otorga pues tiene coste cero y además aporta beneficios. Insiste en que hay que centrarse en los deportes y los deportistas y no en lo que llevan puesto y que las miradas no estarán puestas en cada uno de los jugadores cuando se haga el desfile innaugural por lo que llevan puesto sino por todo lo que significan a nivel mundial como profesionales.

La empresa italo-rusa Bosco Sports fue la encargada del diseño y desde su presentación no se han hecho más que suceder críticas sobre su parecido con la equipación rusa y sus para muchos extraños estampados que dan una imagen un tanto “cateta” de nuestro país. Muchos son los deportistas que se han unido a las críticas, como Saúl Craviotto, olímpico de K-2 500 que colgó en Twitter una foto con su equipación y dejó que sus seguidores votaran qué les parecía porque él prefería “no pronunciarse”.

Los estilistas, como David Delfín, la han llegado a definir como de “payaso venido a más” con un estilo excesivamente recargado y que daña la imagen de España y de su moda, pero lo cierto es que ninguna empresa española se prestó a realizar el diseño que, aparte de ser gratuito y haber ahorrado al estado español 5 millones de euros, ha puesto sobre la mesa 8 millones de euros más de financiación.

De todos modos España no es el único país con polémica sobre las prendas de los deportistas. Estados Unidos también tiene lo suyo con el diseño realizado por Ralph Lauren, al que los estadounidenses critican de demasiado afrancesado y de centrar la atención en la marca más que en los colores de la bandera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.